La Contra...

La Contra | John M. Fahey, presidente de la National Geographic Society: “Buscamos al yeti y la tumba de Gengis Kan”

06/04/13 por Victor Amela

¿Cuándo nace la National Geographic Society?
Se fundó en el Cosmos Club, local de Washington frente a la Casa Blanca, hace ya 125 años.

¿Quiénes la fundaron?
Fueron 33 hombres, exploradores, científicos, académicos, mecenas…, para impulsar el conocimiento del planeta y compartirlo.

¿Cómo compartirlo?
Mediante la publicación de una revista.

¿Ha cumplido sus objetivos?
Sí, pero hace un decenio hemos añadido otro objetivo: cuidar, preservar el planeta.

¿Los fundadores no lo consideraban?
Sólo querían rellenar vacíos en los mapas.

Y hollar hasta el último rincón…
A fines del siglo XIX el mundo presentaba todavía lugares por explorar y explotar: la conciencia ecologista y conservacionista aún no se había desarrollado.

¿Y hoy? ¿Quedan lugares por explorar?
Por conocerlos mejor, más a fondo, sí. Uno de nuestros exploradores ha recorrido la jungla ecuatorial africana durante siete años, profundizando en su conocimiento.

Pero no hay rincón ya sin pisar.
Así es, ¡pero seguimos explorando!

¿Por dónde?
Concedemos becas para exploraciones muy variadas: desde navegar en kayak cierto río por primera vez, hasta escalar una montaña con un nuevo modelo de bota.

¡Que no sea el Everest, es la Rambla!
Hay tal densidad de cordadas que hasta es peligroso, tiene usted razón.

¿Cuántas becas llevan concedidas?
Más de 10.000 becas de exploración a lo largo de nuestra historia. Y seguimos.

¿Cuál es su exploración favorita?
De la búsqueda del yeti a la del emplazamiento de la tumba de Gengis Kan, el caudillo mongol… ¡Y me gustó la investigación sobre la muerte del faraón Tutankamon!

¿Descubrieron de qué murió?
Sí, de una caída, siendo todavía un joven, y hemos descubierto que padecía de labio leporino… También me entusiasma la exploración de James Cameron, el cineasta.

¿Qué exploración?
Ha diseñado un submarino con el que explora y filma las fosas marianas, ¡a 11 kilómetros de profundidad!

¿Cuál era el perfil de los fundadores?
Personas inquietas, como Alexander Graham Bell, inventor del teléfono, que fue su segundo presidente durante diez años (1894-1904): durante su mandato se incluyeron fotos en la revista.

¿En la revista original no había fotos?
¡Sólo textos! Y varios miembros de la junta se oponían a incluir fotos.

¿Por qué?
Consideraban que suponía degradar la revista, vulgarizarla, banalizarla, idiotizarla. La palabra escrita transmitía rigor y precisión, y veían la fotografía como una máscara perturbadora y desinformadora.

Interesante reflexión…
Los cambios siempre causan miedos y desconfianzas… que el tiempo deja en ridículo.

¿Qué novedad toca ahora?
En la era de internet, ¿quién se conforma con una entrega mensual?: debemos impartir dosis más frecuentes. Y en eso andamos.

¿Cómo?
Colgando vídeos breves, fomentando una mayor interacción… Ahora todo va más rápido…, pero el fondo es el mismo.

¿Cuál?
¡Contar historias! Nuestra preocupación no debe ser otra: por un medio u otro, ¡hay que contar buenas historias, y contarlas bien!

¿Cuántas fotos componen su archivo?
Diez millones de fotos. Y muchas horas de filmaciones documentales. Entre otras, las del comandante Jacques Cousteau.

¿Esconden alguna foto censurada?
No, pero muchas son descartadas, claro. Una anécdota: a principios del siglo XX, compraban la revista jóvenes con ganas de ver mujeres desnudas, de latitudes lejanas.

Elija una foto entre esos diez millones.
La famosa de la niña afgana. Años después, ya adulta, hemos vuelto a fotografiarla.

La he visto, sí.
Tiene gracia que su marido viese durante años la foto de la niña, exhibida frente a su tienda… ¡sin saber que era su propia mujer!

Además de Cousteau, ¿con qué otros exploradores ilustres han contado?
Con Jane Goodall, que comenzó sus hallazgos sobre los gorilas con nuestra beca… Otros estudian ahora la capa helada de Siberia o buscan agua potable en Haití…

¿Cuántos seguidores tienen?
La revista tiene 40 millones de lectores en 37 idiomas, y unos 500 millones de personas siguen nuestras emisiones.

¿Cuál es su lugar favorito del planeta?
El delta del río Okavango, en Botsuana: ¡es el jardín del Edén! Es todo tan primigenio… ¡Allí, curiosamente, sientes que estás en casa! De allí provenimos todos…

Por ahí anduvo hace poco nuestro rey.
Lo sé, y aunque hay lugares en los que está permitido cazar elefantes, hemos de velar por ellos: son víctimas de la caza furtiva para vender el marfil de sus colmillos.

¿Y hay algún lugar al que no volvería?
Lo hay…, pero no voy a decirle cuál.

20130406-223642.jpg

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top