La Contra...

La Contra | Thomas Weber, historiador: ‘Un amigo judío de Hitler le consiguió su Cruz de Hierro’

02/09/12 por Victor Amela

hitler Un-amigo-judio-de-Hitler-le-co_54344893887_54026874601_600_226

Thomas Weber, historiador
Tengo 38 años. Nací en Alemania y vivo en Escocia. Soy profesor de historia europea en la Universidad de Aberdeen. Estoy casado y tengo una hija (2 años). Soy progresista. Soy católico. Los neonazis me amenazan porque demuestro que Hitler fue un soldadito escurridizo.

Qué ha descubierto sobre Hitler que no supiéramos ya?
Que mintió acerca de su participación en la Primera Guerra Mundial, de 1914 a 1918.

¿En qué mintió?
Mitificó su papel: fingió haber sido un soldado voluntario y heroico.

¿Y no?
¡Qué va! Era correo en la retaguardia, un destino privilegiado, lejos de los peligros del frente. Y no se alistó: lo movilizaron.

¿Qué edad tenía por entonces?
De 25 a 29 años, cuatro años cómodos y gratos para aquel joven; todos los correos de su regimiento sobrevivieron a la guerra, ¡mientras fallecía el 80% del resto de la tropa!

¿Qué heroicidades se inventó Hitler?
Que había arrestado él solo a una docena de soldados franceses armados. Exageró.

Mitómano de sí mismo, ¿no?
Una carta de un excompañero explicita el desprecio de la tropa a los correos, que no se jugaban la piel mientras ellos morían como moscas en las trincheras…

Pero Hitler obtuvo la Cruz de Hierro…
He descubierto cómo: al término de la guerra acudió a un amigo judío bien relacionado, Hugo Guttman…, que abogó para que se le concediera esa condecoración.

¡¿Amigo judío?!
En el regimiento de Hitler había 59 judíos, una proporción similar a la que ocupaban en la sociedad alemana del momento.

¿Aún no era Hitler antisemita?
¡No, al menos durante la guerra! Años después sí acusó a los judíos de haberse escaqueado…, a sabiendas de que eso era falso.

¿Qué le hizo tan antisemita?
Algo sucedido entre el fin de la guerra y septiembre de 1919, fecha en que escribe una carta de un antisemitismo feroz.

¿Y qué pasó?
Que llegaron a Munich rusos blancos que huían de la revolución bolchevique. Y entre los bolcheviques había bastantes judíos. Y los rusos blancos, élite aristocrática en la rusa zarista, eran muy antisemitas. ¡Y a Hitler le cautivó esta distinguidísima gente!

¿Por qué?
Porque eran de origen germano. Y Hitler, a su vez, era austriaco, un austriaco pangermanista, de un patriotismo exacerbado por todo lo germánico. Se identificó.

¿Por algún complejillo de inferioridad?
El caso es que Hitler adoptó el antibolchevismo de aquellos rusos blancos germanos…, incluido su furibundo antisemitismo.

¿Tuvo antes Hitler otra ideología?
Simpatizó con los colectivismos socialistas…, pero le asqueó su internacionalismo, porque él sentía como un ultranacionalista germánico.

¿Cómo saltó de soldado a líder?
La muerte de su madre lo dejó perdido… Gracias a la Gran Guerra, Hitler tuvo el calor de una familia: sus compañeros y oficiales del ejército. Al acabar la guerra, encontró este sustitutivo familiar en el partido. Y se volcó: ¡era su lugar en el mundo!

¿Y qué aupó a este Hitler al poder en Alemania?
La crisis económica de la sociedad alemana: los alemanes creyeron que Hitler los salvaría. Un talento de Hitler era el de detectar lo que el otro quería oír, y decírselo.

¿Era cobarde?
Astuto.

¿Qué más era Hitler?
Artero, mentiroso, manipulador, obsesivo, megalómano y convincente orador.

Qué mezcla tan explosiva.
Resultado: el líder más brutal del siglo XX, junto a Stalin.

Entre Hitler y Stalin, ¿a quién le compraría un coche de segunda mano?
Fueron dos asesinos de masas, pero además Stalin era matón en lo personal: sería menos peligroso tratar con Hitler. Esta afirmación mía disgustará a los neonazis, claro.

¿Perdón?
Para los neonazis, Hitler debería haber matado más, y me amenazan por demostrar que Hitler fue un soldadito escurridizo.

Si Hitler hubiese muerto en una trinchera en 1918, ¿habría habido nazismo?
Habría habido un régimen similar al franquista, sin decretar guerras ni exterminios.

¿Eso fue por una patología de Hitler?
Hitler era poco empático con el dolor ajeno: cuando sus camaradas de armas sentían compasión por el dolor del enemigo…, ¡Hitler pensaba que había sufrido poco! Y padeció un trastorno bipolar: alternaba episodios extremos de depresión y euforia.

Se ha dicho que era impotente o que perdió un testículo en la Gran Guerra.
Falso. Aunque su libido no era fuerte.

¿Cuántos de sus compañeros de regimiento de 1918 acabaron siendo nazis?
En 1933, menos del 3% lo eran, y en 1945 lo eran el 19%: ¡nada de particular, igual que el conjunto de la sociedad alemana!

¿Hasta qué punto la Primera Guerra Mundial marcó la figura de Adolf Hitler?
¡Fue la experiencia más gratificante de su vida! En la Segunda Guerra Mundial daba órdenes absurdas a sus generales, basadas en recuerdos de la primera… Y su testamento certifica su añoranza de aquellos días…

¿Qué escribió en ese testamento?
Antes de tomarse el veneno y dispararse, escribió: “Mi vida política empezó como soldado y finaliza como soldado”. Y se suicidó vestido de uniforme, del que había arrancado todas las insignias nazis: había dejado sólo la Cruz de Hierro, aquella condecoración que un judío le consiguió.

Primera guerra

Hitler es uno de los seres humanos más estudiados de la historia. Se ha escrito, teorizado y especulado tanto sobre él porque se trata de una de las personas que han dejado una huella más profunda en la humanidad, una huella trágica que habla de lo peor de nosotros mismos. ¿Fue Hitler hijo de la sociedad de su época o fue una anomalía impredecible? Los análisis e interpretaciones se suceden, y ahora llega la del joven historiador Thomas Weber: en su obra La primera guerra de Hitler (Taurus) escudriña en sus cuatro años como soldado durante la Primera Guerra Mundial para arrojar alguna luz nueva sobre el perfil de este personaje inevitable en las pesadillas de los europeos.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top