La Contra...

La Contra | Maikel Nabil: ‘Sin Mubarak, la dictadura egipcia se ha endurecido’

05/05/12 por Victor Amela

maikel nabil 10 abril 2012No tiene pinta de revolucionario…
Lo soy: lucho contra la odiosa dictadura militar egipcia, que me ha encarcelado por opinar.

¿Acerca de qué opinó?
Escribí un par de artículos en internet denunciando el desencuentro entre ejército y pueblo. Me arrestaron: un tribunal militar, a puerta cerrada y sin derecho a defensa, me condenó a tres años de cárcel.

Pero está en libertad, veo.
En la cárcel me torturaron y acosaron sexualmente, y me declaré en huelga de hambre: fueron 163 días a base de leche y zumos… Perdí el 25% de mi peso. A los diez meses me soltaron.

¿Por qué?
Por la presión internacional, y por miedo a otra revuelta popular en el primer aniversario de la primavera egipcia, el pasado 25 de enero: ¡me soltaron el día anterior!

¿Fue uno de los de la plaza Tahrir?
Sí. Decidimos no abandonar la plaza hasta que Mubarak abandonase el poder.

¿Qué detonó esa revolución egipcia?
La caída de Ben Ali en Túnez nos inspiró.

Y lo consiguieron: ¡Mubarak se fue!
Pero la revolución egipcia continúa.

¿Por qué?
A Mubarak lo apartaron para preservar el régimen. Siguen los mismos hombres y las mismas leyes: ¡la dictadura continúa!

¿No ha cambiado nada?
Sí, para empeorar: la dictadura militar es ahora más brutal que antes.

¿En qué?
Desde que Mubarak se fue, han sido juzgadas por tribunales militares doce mil personas. ¡En los 30 años anteriores, sólo habían sido mil personas! Ahora vienen a arrestarte a casa por opinar en internet.

¿Cómo juega internet en la revolución?
Si te prohíben asociarte y reunirte, ¡internet se convierte en el foro idóneo!

Y la dictadura censuró internet, ¿no?
Sí, lo bloqueó en los primeros días, y hoy espía y bloquea arbitrariamente a activistas como yo, o como Asma Mahfuz, por criticar al ejército, o a Ayman Yusef Mansur, por criticar a los islamistas.

¿Militares e islamistas van de la mano?
Se han coaligado. La cúpula militar es dueña del país: tiene el monopolio del petróleo, de los transportes, domina el 40% de la economía… ¡Y ahora se alía con los islamistas, por revestirse de legitimidad religiosa!

¿Cuál es el perfil de los opositores?
La mayoría de la población es pasiva, pero los de la fracción laica (o bien liberales como yo, o bien socialistas) somos muy activos y eficaces para sacar a la gente a la calle.

Y, hasta ahora, pacíficamente.
Sí, ¡y eso que el ejército asesinó a más de mil civiles de nuestra revolución! Los militares querrían una oposición violenta que justificase una represión masiva sangrienta… Por eso me odian tanto: porque soy pacifista.

¿Le odian?
En el año 2010 me convertí en el primer objetor de conciencia de la historia de Egipto.

¿Ah, sí?
Me negué a hacer el servicio militar: así inicié mi lucha contra la dictadura, y otros me imitaron. Fundé el movimiento No al Servicio Militar, antimilitarista, pacifista, defensor de los derechos humanos y la libertad.

¿Con qué Egipto sueña usted?
Un país cuyos ciudadanos gozaran de las mismas libertades que cualquier europeo.

¿Qué opinarían los islamistas?
Los hay de todas las tendencias, y sólo una minoría violenta. Los militares se alían con ellos para chantajear a Occidente: “Si nos dejáis mandar en paz, os controlaremos a los islamistas”. Y digo: ¿y la democracia, qué?

Eso: ¿qué?
Los militares quieren elecciones…, pero serán corruptas: sin libertades previas, ¡ganará siempre quien ellos quieran! Por eso la revolución debe continuar…

¿Qué opina del desenlace de Libia?
Los libios tienen el país destrozado…, pero son soberanos para empezar de cero: pueden construir un sistema democrático.

¿Qué tipo de formación recibió usted?
Soy de una familia de clase media, mis padres trabajan para la administración. Me hicieron leer mucho, y eso abrió mi mente. ¡Sobre todo, me cautivó Stuart Mill!

Me sorprende que sea usted ateo en un país musulmán.
Somos unos 100.000 ateos en un país de 80 millones, la mayoría musulmanes.

¿Qué persona le ha marcado más?
Naser fundó el nuevo Egipto en 1952 y transformó la democracia en dictadura: como Hitler, Sadam o Gadafi. Dedico mi vida a combatir ese régimen que ha torturado y asesinado a comunistas, profesores, ateos, socialistas, liberales…. Es una dictadura que reprime la libertad de asociación, reunión, opinión, expresión, manifestación…

¿Hasta qué punto llega la represión?
Arrestan a mujeres manifestantes, las desnudan y las someten a pruebas de virginidad, para humillarlas y desprestigiarlas ante familiares y vecinos. ¡Eso nunca pasó con Mubarak! La dictadura militar se endurece.

¿Qué cree que pasará?
Si esto sigue así, la gente de la calle no permitirá que militares e islamistas usurpen el poder. Habrá otra revolución o un golpe.

¿Sueña con ser un día presidente democrático de Egipto?
Bastante trabajo tengo por ahora para impedir que opinar siga siendo delito.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top