La Contra...

La Contra | Gilda Santana, guionista: ‘Gran Hermano’ me ayudó a educar muy bien a mi hijo

12/03/12 por Victor Amela

Tengo 54 años. Nací en Cuba y vivo en Madrid. Soy guionista de culebrones y ¿realities¿. Tengo un hijo, Carlos Leal (24). ¿Política? Como cubana, la política me ha machacado. No soy religiosa. He visionado 8. 000 horas de ¿Gran Hermano¿, y sé lo que hay que hacer para ganar.

Gilda Santana por Víctor amela

La Contra | Gilda Santana, guionista: ‘Gran Hermano’ me ayudó a educar muy bien a mi hijo

¿Gran Hermano es una emisión embrutecedora?
¡No! Gran Hermanosólo entretiene. Es un mero entretenimiento televisivo.

 

A costa de insultos…
A costa de un grupito de conciudadanos de carne y hueso que aceptan convivir… y que se expresan libremente. Y Telecinco tiene un compromiso principal: divertir a sus telespectadores, ¡y Gran Hermano lo logra!

 

¿Aun a riesgo de maleducar?
Gran Hermano no maleduca… sino todo lo contrario. ¿No me cree? Pregunte a mi hijo.

 

¿Por qué a su hijo?
Yo me he dedicado durante un decenio a visionar todo lo que pasa en la casa de Gran Hermano, ¡ocho horas al día!, para editar resúmenes: desde sus trece añitos, mi hijo ha estado a mi lado, asistiendo a mi trabajo…

 

¿Y cómo está el chaval?
Pocos han visto más horas de Gran Hermano que él, y hoy es la persona más reflexiva y pacífica que conozco: jamás se ha peleado con nadie ni lo veo embrutecido. ¡Gran Hermano me ayudó a educarlo muy bien!

 

¿Cómo es eso?
“¿Ves, hijo, a qué conduce mentir?”, le señalé una vez al respecto de un concursante mendaz. Al ver juntos Gran Hermano, mi hijo Carlos ha aprendido qué conductas son incorrectas y están castigadas socialmente.

 

Gran Hermano, ¿vacuna moral?
Espejo de comportamientos errados, dudosos o rectos. Una gran herramienta educativa para los jóvenes: facilita en los hogares el debate sobre muchas cuestiones morales.

 

¿Qué hace un guionista en un reality?
Contemplar lo que sucede en la casa, detectar las tramas más interesantes y, mediante videomontaje, resumirlas en vídeos.

 

¿Cuántas horas de GH ha visto?
Unas 8.000 horas de imágenes reales, que he filtrado para elaborar unos mil resúmenes con técnicas de culebrón.

 

¿Qué ha aprendido con este trabajo?
El espectáculo humano es muy divertido.

 

¿Qué buscan los que entran en GH?
Concursar para ganar 300.000 euros. Algunos creen que podrán quedarse a trabajar en televisión… pero eso es imposible.

 

GH es la patera para desembarcar en el continente de los sueños.
Y muchos se ahogan en el estrecho.

 

¿Son hijos del fracaso escolar?
Hay personas con estudios y de toda extracción: un reflejo de la sociedad española.

 

¿Con qué criterio se los selecciona?
Con uno: que sean expresivos, que sepan exteriorizar todo lo que piensan y sienten.

 

Con sus vídeos, usted puede privilegiar o perjudicar concursantes.
Suelen quejarse de que los manipulo, pero todo lo que sale en los vídeos es real. Yo sólo coordino a los tres auténticos guionistas.

 

¿Quiénes son?
Uno, el programa, que dispone escenario, situaciones, normas… Dos, los concursantes, que interactúan. Y tres, los telespectadores, que premian y expulsan.

 

¿Qué concursante ha sido su favorito?
Pedro Oliva, pastor de ovejas maño, la persona más noble e íntegra que he conocido. Y Pepe, que supo sopesar lo que el telespectador pensaría de cada situación.

 

¿De verdad vota el telespectador… o las expulsiones están amañadas?
¡Ojalá las amañase el programa!

 

¿Por qué?
El telespectador suele expulsarme a concursantes que darían buen juego en los vídeos.

 

¿Qué conductas castiga más severamente el telespectador?
El engaño, la doblez: si ve a un concursante que miente o traiciona… ¡le pone cruz! El telespectador vota más como juez moral que como buen guionista.

 

¿Qué es lo peor que puede hacer un concursante si pretende ganar?
Impostar, fingir para tomarle el pelo al telespectador. El telespectador prefiere al villano que va de cara (como Kiko Hernández).

 

¿Y qué es lo mejor que puede hacer?
Transmitir que está jugándose algo vital para él y hacer cómplice de eso al telespectador, hacerlo partícipe de sus anhelos. ¡Como sucede en todo buen melodrama!

 

¿Sin malas artes?
Si se las ingenia para conseguir que los otros queden mal, mejor. Y quedas mal si gritas, te encolerizas o eres maledicente.

 

¿Qué momento ha sido el peor?
La expulsión de Carlos Navarro, el Yoyas. El jugueteo sexual con Faina fue visto como maltrato por mucha gente, y la presión social sobre el programa fue enorme: hubo que expulsarlo, y todos lloramos ese día.

 

¿Y por qué aceptan ahora que entre un concursante machista y homófobo?
Porque eso existe… Pero su discurso quedará en ridículo, nos reiremos de él, se ganará el rechazo social. Pobre, me da penita…

 

Señáleme algún error del programa.
Darles pipas: mientras mordían las cáscaras, no oíamos nada de sus conversaciones.

 

¿Qué opina de Mercedes Milá?
Se implica personalmente, es muy intensa, todo le importa… y eso precisamente fideliza mucho a muchos telespectadores.

 

Gran Hermano ha inventado un neologismo: edredoning.
Sexo bajo el edredón, sí. Creo que lo acuñó un tertuliano de un debate. También se inventaron lo de ataudoning cuando Indira y Arturo lo hicieron dentro de un ataúd.

 

¿Entraría usted como concursante en la casa de Gran Hermano?
¡Ni muerta! Y mi hijo, tampoco.

Diez años

Tras trabajar con los mejores dramaturgos cubanos, abandonó la Cuba de Castro. Tras trabajar con los mejores guionistas de telenovelas, dejó la Venezuela de Chávez. Tras trabajar desde el primer día en Gran Hermano, Gilda Santana ha dejado ahora este reality estelar para escribir un libro sobre las interioridades de su trabajo: Diez años en Gran Hermano (Anaya). Escribí en el estreno de GH que se trataba de “televisión a chorro”, y con Gilda Santana entiendo que la realidad necesita de un buen guionista para alcanzar un sentido mediante tensión dramática, buen ritmo narrativo y selección de tramas atractivas: la realidad sólo puede leerse si viene con estructura de ficción.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top