Crítica TV...

CRÍTICA DE TV | Peligrosísimo periodista: ‘Lo que hace Jordi Évole es sorprendente de verdad’

26/03/12 por Victor Amela

Jordi evole por victor amela- peligrosisimo periodistaLo de Jordi Évole es asombroso de verdad: consigue citas privilegiadas con personajes que, por defecto, son recelosos y prudentes con sus cosas. Pero Évole consigue citas con esos personajes aparentemente reticentes a la hora de dejar que alguien les formule preguntas imprevistas y husmee en sus asuntos, como pueden serlo un aristócrata terrateniente, un juez de vistosos casos o el expresidente Felipe González.

Asombra que personajes tan encopetados y coriáceos accedan a que Jordi Évole les meta la nariz en las entretelas. Sorprende: ¿qué tiene Jordi Évole que tanto les hace bajar la guardia? ¿Será por vestir camiseta y sudadera o camisa de cuadros? ¿Será por peinarse poco o afeitarse mal? ¿Será porque sonríe y bromea? ¿Por parecer despistado? ¿Creen acaso que se les acerca un showman graciosillo a preguntarles cuatro ligerezas, y por eso se confían? ¡No se enteran de nada, desde luego! No caen en la cuenta de que se les acerca un periodista peligrosísimo.

Parece que les hace gracia que les visite Jordi Évole, le abren la puerta como si fuese el amigo dicharachero, simpático y chistoso. ¡Ah, desprevenidos! ¿No ven que Jordi Évole, a lo tonto, se les va a colar hasta el fondo de la cocina? Y les va a abrir la nevera. Y se les va a llevar un yogur (por lo menos).

Es de risa. Yo no me dejaría entrevistar por Jordi Évole, por si acaso. Jordi Évole es un periodista callejero, correoso con mucho disimulo, sin pompa ni circunstancia ni traje bien cortado ni corbata de seda, que con su campechanía se gana la confianza de la pobre presa que, cuando quiere darse cuenta, patapam, ¡ya se ha quedado sin cartera! Es buenísimo lo de Évole: con una sonrisa y fingiéndose desconcertado, ejerce de periodista sobre todas las superficies con la máxima eficacia, consigue lo que no alcanzan otros colegas presuntamente especializados en economía o política, y pregunta lo que nadie acierta o se atreve a preguntar.

La entrevista de Jordi Évole a Felipe González en Salvados (La Sexta, el pasado domingo) no dejó fuera del tintero una sola pregunta, desde el ámbito de la moral hasta el conyugal, desde el de la ética política hasta el paternfilial, desde la corrupción hasta el crimen de Estado: Évole ablandó a González llevándoselo a visitar sus viejos bonsáis, y el enternecido jardinero-presidente escrutaba a sus retoños mientras se dejaba asaetear por las preguntas afiladísimas del mejor periodista que está saliendo hoy por televisión

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top