La Contra...

La Contra | Lluís Llongueras, peluquero y artista: ‘De un millón de mujeres he aprendido todo lo que sé’

09/01/12 por Victor Amela

Lluís Llongueras, peluquero y artista

“De un millón de mujeres he aprendido todo lo que sé”

Tengo 75 años. Nací en Esparreguera y vivo en Barcelona. Soy un empresario creativo: yo vivo de que el pelo crece. Casado dos veces, he tenido seis hijos (entre 50 y 12 años) y doce nietos. Soy muy liberal y de centro. Dios existe dentro de cada uno. Preparo un libro de vulvas

VÍCTOR-M. AMELA
¿Cuál es la cabeza mejor peinada de España?

La de Letizia Ortiz. Sabe cambiar sin dejar de ser siempre ella misma.

¿Con qué cabeza ha disfrutado más?

Con la de Dalí. Quería más volumen para su pelo, y se lo solventé con rulos. ¡Fue feliz!

Dalí no era fácil…

Pues un día le hice reír: me presenté en su casa de Port Lligat para regalarle unos erizos de mar que pesqué. Verme con aletas, gafas y tubo de bucear le hizo gracia.

No me extraña.

Traté mucho con él, le hice un bigote postizo, le corté el pelo poco antes de morir…

¿Y su cabeza, señor Llongueras, en qué anda ahora?

Ocupada en un estudio ilustrado, Portal de vida, dedicado al sexo de la mujer.

¿Qué cuenta ahí?

Que no entiendo por qué ocultamos y nos avergonzamos de la vulva femenina; todos venimos de ahí. Quiero honrarla y dignificarla, pues no es nada sucio ni vergonzoso.

No, claro.

Mostraré 250 vulvas: ¡no hay dos iguales!

¿A qué viene este interés ahora? Soy un enamorado de la mujer. Aprendo constantemente de ellas. Siempre he estado rodeado de mujeres.

¿Siempre?

De seis amigas, mi madre fue la primera en tener un niño: esas seis mujeres me tomaron en brazos como si fuera hijo de todas.

Buen comienzo.

Mi madre, además, tenía cuatro hermanas. Y a los seis años, dos vecinitas me hacían jugar a médicos con ellas.

Angelitos.

A los siete años dormí junto a la tía de una de ellas, un cuerpo de Venus de Milo. Por entonces descubrí el desnudo femenino en el arte, y quise estudiar bellas artes.

Pero ha sido peluquero.

Supe que no llegaría a ser el primer pintor o escultor del mundo, así que preferí ponerme a trabajar: a los 14 años trabajaba con ocho mujeres en una peluquería. ¡Estoy marcado por la mujer!

¿Cuántas mujeres han pasado por sus manos de peluquero?

Cerca de un millón de clientas, y con todas he hablado. ¡De todas he aprendido algo!

Lo sabrá usted todo sobre la mujer…

He intimado con centenares de mujeres.., y cada una es un mundo.

¿Cuál es la mejor edad de la mujer?

Aquella en la que se conoce y se acepta.

¿Y cuándo sucede eso?

He fotografiado unas dos mil mujeres desnudas de 14 a 34 años, y sé que todas ellas creen tener fatal alguna parte de su cuerpo: ¡el 95% tiene algún complejo!

¿Con razón?

¡No! ¡Son tonterías! Sobre el culo, las caderas, las piernas, el pelo… ¡No importa!

¿Qué importa?

Importa cómo eres, cómo te entregas. Importa saber cómo hacer felices a los demás.

¿Qué ha sido lo más feliz de su vida?

Poder desplegar mi creatividad: peluquería, estilismo, pintura, escultura, poesía… Dirigir 16 peluquerías, más otro centenar asociadas por España y el mundo.

¿Y lo más infeliz?

La muerte de mi segunda hija, Cristina (hoy tendría 49 años), en accidente de coche.

Tuvo usted algún conflicto con sus otros hijos, ¿no?

Mi primera hija, Esther (50), y el tercero, Adán (48), no me quieren como padre. Sumando sus acciones, me han apartado de un par de sociedades que regentan algunos de los considerados mis mejores salones.

¿Cómo lo lleva?

Como una puñalada por la espalda. Con la muerte de Cristina lloré por fuera. Con la traición de Esther y Adán lloré por dentro. Pero lo superé.

¿Cómo?

Acudiendo a uno de mis lemas: “Lo que no te mata, te fortalece”. ¡Hoy estoy más creativo que nunca!

¿No le afecta la crisis?

La peluquería existe desde la antigüedad. Sin derroches, la gente seguirá invirtiendo siempre en su pelo. ¡Yo vivo de que el pelo crece! Y empleo a 300 personas.

¿Qué mejoraría del estilismo capilar de Rajoy?

Nada, va natural. Eso sí, le pronostico más canas en pocos meses.

¿Y del de Artur Mas?

Le doy diez puntos. Tiene convicciones y sabe defenderlas. Creo mucho en él.

¿Qué mujeres famosas le han impresionado más?

La duquesa de Alba ha sido una gran mujer. La Begún, ¡que señora, cómo se movía! Me gusta mucho también Maribel Verdú: resurgirá como actriz en su madurez, ¡seguro!

¿Cómo llevarán las mujeres el cabello en los próximos meses?

Ya estoy pensando en el corte del 2013: la mujer de más personalidad romperá con el abuso de melenas salvajes, y explotará el cabello corto, corto, corto.

¿En qué piensa cada día?

Soy un tío feliz. Hay que vivir con intensidad la vida, o no merece la pena. Mi hija Cristina murió con 27 años, y es triste…, pero tenía pareja, dos hijos, sabía tocar el piano, esquiar, conocía medio mundo, viajó… ¡Tuvo una vida feliz! Y eso me consuela.

¿Piensa mucho en Cristina?

Sí, esta es la hija que no perderé nunca.

 

El método
Llongueras siempre está haciendo algo: dibujando, pintando, fotografiando, diseñando, esculpiendo, escribiendo (poemas, su biografía de Dalí, libros de peluquería, ensayos sobre el misterio femenino…), inventando artefactos… Me recibe en su estudio, un edificio de varias plantas cuajado de obra suya, con una mesa en cada planta, destinada a una actividad distinta en cada caso. Es un hombre hiperactivo, pasional y devoto del cuerpo de la mujer, y ahora dice sentirse sumido en una borrachera de creatividad. Su singular obra escultórica ha sido expuesta este año en el Arts Santa Mònica (Fractals),y ahora publica el manual El método Llongueras para Dummies (Planeta).

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top