Crítica TV...

CRÍTICA DE TV | Aberroncharse contra el rocaje vivo

27/01/12 por Victor Amela

CRÍTICA DE TV

Víctor-M.Amela

Aberroncharse contra el rocaje vivo

EL ABERRONCHO. Paco Collado es un actor cómico que está que se sale. Los seguidores de La hora de José Mota (La 1) celebramos cada viernes su estado de gracia. Nos reímos en cuanto se aberroncha contra el rocaje vivo: Paco Collado es el Aberroncho. Es muy gracioso. Las creaciones de Collado son siempre hilarantes, a merced de las inflexiones y retorcimientos de su voz. Con el personaje del Aberroncho ha cuajado una reconocible parodia de las locuciones clásicas de documentales de animales y naturaleza, esas locuciones en las que la voz en off se engola sonora y resonante y se demora en el fraseo mientras describe una escena zoológica, diríase que acariciando cada uno de los fonemas. El Aberroncho caricaturiza esta prosodia documental de tal modo que parece que hable como uno de aquellos discos de 33 revoluciones, pero más divertido. Collado lleva ya veinte años colaborando en los sketches de José Mota, pero hoy por hoy Mota todavía se parte de risa cuando graba una escena con él (como revelaba ayer Collado en Otra movida, Neox). Esto proporciona una buena colección de tomas falsas, en particular cuando Collado-Aberroncho encarna a algún invitado del Iker Jiménez de Mota (otra comiquísima creación): han bordado una parodia de las psicofonías de la que es imposible salir sin haber reído. Un día veremos las jocosas tomas falsas de esta grabación, seguro. Entre tanto, quedo atento a inminentes creaciones de Collado, como el Espingardo o Ricardo Coccherone.

FRANCO DE FELPA. El Gran Wyoming se ha sacado de la manga en El intermedio (La Sexta) un muñeco del dictador

Francisco Franco, vestido de militar. Wyoming sienta a este Franco de felpa a su lado y dialoga con él: Franco le pregunta a qué se dedican Carmencita y Pocholo, y Wyoming, paciente, se lo explica. No digo que estos diálogos no tengan cierta gracia, pero me parece también que resulta demasiado sobado y poco creativo recurrir por enésima vez a la figura de Franco para generar humor político. De entrada, siento fatiga conceptual y debo hacer el esfuerzo de atender a la broma, porque la primera reacción es de cansancio y pasapalabra. Supongo que los de El intermedio han decidido que elegir la figura de Franco puede facilitarles el vitriolo crítico en estos días en que nos gobierna un gallego de derechas. Ya veremos si el recurso a la felpa anacrónica les funciona o tendrán que volver a enterrar a Franco.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top