Crítica TV...

CRÍTICA DE TV | La maleta de José Antonio

25/12/11 por Victor Amela

CRÍTICA DE TV

La maleta de José Antonio

Víctor-M. Amela

La reliquia, mostrada en Intereconomía TV, busca ejercer una alta presión simbólica sobre el marianismo

SUPERSTICIÓN.
La superstición marca nuestras vidas mucho más de lo que nos gusta aceptar. Echa un vistazo a los programa de videntes de las madrugadas televisivas, a las páginas de horóscopos de los diarios, a los rituales de los deportistas y los hinchas (si mi equipo no marca, cambiemos al entrenador o al presidente… y empezará a marcar), e incluso a los rituales de la política (si el paro crece, cambiemos de gobierno… y decrecerá el paro). Estas supersticiones (recuérdese que Borges describía la democracia como “esa superstición de la estadística”) no son patologías: son muy sensatas, porque la realidad no es nada razonable. La clave es la convicción, como la expresa el vidente de la tele Sandro Rey, al que le basta oír el timbre de voz del comunicante telefónico para saber cuándo y dónde encontrará trabajo, en qué trabajará y en qué calle será, o cuándo y dónde se enamorará. Sandro Rey jamás permite que la realidad le estropee una predicción, y por mucho que el oyente le discuta algún dato, él rebate al consultante hasta hacerle dudar de su propia realidad. Magistral. Soraya Sáenz de Santamaría, la mujer que más manda en España, debería aprender el método. Sandro Rey reparte al tuntún números de la suerte, combinaciones de números de billetes de lotería que él asegura que obtendrán premio. Con tantos números como ha repartido, raro será que alguno no haya salido premiado.

LUCAS.
Quien también parece dominar los hilos invisibles del azar es el amigo Juan Ramón Lucas, director y conductor de En días como hoy,el programa matinal de RNE Radio 1: siempre que se aleja del micrófono para ir al baño, ¡sale uno de los premios grandes! Sabiéndolo, en esta ocasión él y su equipo decidieron anunciarlo a sus oyentes: “En este momento, Juan Ramón Lucas se levanta para ir al baño, así que España debe saber que en los próximos minutos saldrá un premio importante, quizá el gordo”. Y apenas un minuto después, salió el premio gordo. Lucas volvía a su puesto con el premio cantado. Sería frustrante si no fuese porque Lucas y su equipo saben darle la vuelta al hecho y convertirlo en un signo de identidad, una magia simpática por ausencia. TVE no ha entrevistado a un premiado, sino el propio chamán Lucas, propiciador de fortunas loteras.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top