Crítica TV...

CRÍTICA DE TV | Albert Om y Gerard Quintana

21/10/11 por Victor Amela

CRÍTICA DE TV

Albert Om y Gerard Quintana

Víctor-M. Amela
Me descubro ante el talento como entrevistador de Albert Om: consigue que cada uno de sus entrevistados en El convidat (TV3) muestre intimidades que quizá no tenían previsto desvelarle al afable intruso.

Es la ambición del buen entrevistador: llegar a la médula del entrevistado sin que lo advierta. Y Om sabe hacerlo sin que se le note el bisturí, con mimo y calma, como quien no quiere la cosa.

Demuestra que no hay personajes demasiado entrevistados, sino personajes a los que se hace siempre la misma entrevista (Arturo San Agustín dixit),tentación acomodaticia de periodista apresurado que Albert Om vence, para acabar tejiendo una entrevista nueva y que haga olvidar las que se le habían hecho antes a ese personaje.

Además, Albert Om es un competente periodista televisivo porque es muy buen intérprete de sí mismo: sabe jugar con su propio perfil público y con la baza de su proximidad con el personaje. Esa proximidad entraña el alto riesgo de un encuentro ñoño, huero y pasteloso, pero Om logra siempre que la entrevista contenga alguna pequeña o gran sorpresa.

Creo que en la anterior temporada de El convidat Albert Om afiló sus armas, y en esta segunda temporada demuestra lo bien que las usa. Albert Om goza de una capacidad empática a prueba de bomba que le reportará muchos éxitos profesionales. A cada entrega de El convidat (TV3) descubrimos perfiles nuevos de los personajes que entrevista, que no son precisamente anónimos (Quim Monzó, Teresa Forcades, Miquel Calçada, Bojan Krkic, Gerard Quintana…): el talento de Om los desnuda por algún lado y los pone en órbita, porque cada semana despierta alguna polémica pública y la lía.

Le ha tocado lío esta semana al cantante Gerard Quintana, tras verle hablando castellano con su esposa e hijos en su casita de Ibiza. ¡Debate, escándalo!: ¿puedes ser independentista si hablas en castellano en casa? No está claro, según veo. Lo siento por Gerard Quintana, al que ahora tildan de traidor, independentista oportunista, mercantilista, facha y hasta pedófilo. Y no veo a nacionalistas defenderle mucho. Así las cosas, encuentro peligroso promover una Catalunya independiente: es muy de temer que acabase secuestrada por talibanes, fanáticos, reaccionarios y piratas que revisten con la cuatribarrada sus totalitaristas concupiscencias. Como esos que insultan a Gerard Quintana por permitirse ser hombre libre.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top