La Contra...

La Contra | Alfonso Arús, periodista, director y presentador de ‘Arucitys’ en 8tv: ‘Me gusta la tele, ¡es el sistema más democrático que existe!’

05/09/11 por Víctor Amela

Alfonso Arús, periodista, director y presentador de ´Arucitys´ en 8tv

“Me gusta la tele, ¡es el sistema más democrático que existe!”

Tengo 50 años. Nací en Barcelona y vivo en Sant Pere de Ribes. Soy periodista. Estoy casado con Angie Cárdenas y tenemos cuatro hijos: Ingrid (25), Tatiana (22), Artur (15) y Hans (11). Soy apolítico, no confío en los partidos. Soy católico. Mi pasión es discutir por discutir.

VÍCTOR-M. AMELA
Le apasiona discutir, dice.

Discutir por discutir, sin querer tener razón. Me rehúyen los interlocutores: los agoto.

¿Y su señora esposa?

Compartimos plató en Arucitys:al llegar a casa, ya no no hay que contarse cómo ha ido el día. ¡Ahorramos tiempo!

Son el único matrimonio virtual y real.

Se me ocurrió jugar con eso, y funciona. Lo que contamos sobre nosotros es verdad. A veces uno se va un poco de la lengua… y luego lo discutimos en casa.

¿Cuantos años tiene ya Arucitys?

¡Hoy comenzamos nuestro décimo año! Llegaremos a las 2.000 emisiones pronto.

Una longevidad insólita hoy en la tele.

Sí, la televisión lo quema todo muy rápido. Sobrevivir es el éxito de Arucitys.

Pues cuénteme el truco.

Crecer paulatinamente gracias a 8tv, que no ha tenido urgencias. Prefiero estabilizar un programa modesto durante 10 años que tener un éxito morrocotudo de tres meses.

El CAC les ha amonestado por imágenes contrarias a la protección del menor.

Por escenas de series de ficción en antena. Una cabeza cortada: ¡hoy los niños se ríen de eso! Pedí disculpas. Jamás emitimos una palabra malsonante. ¡Arucitys es mi programa más blanco! Yo obligo a mi hijo de once años a verlo, que no se vaya a Los Simpson.

¿Cuánto tiempo durará Arucitys?

Pienso ser el Luis del Olmo de la televisión, y ya lo tengo calculado: ¡emitiré mi programa 10.000 el día de mi 90 cumpleaños!

¿Algún propósito para el nuevo curso?

Mantener a los que nos siguen y seducir a nuevas generaciones: cada nuevo telespectador jovencito tiene un valor incalculable.

¿La televisión mejora o empeora?

Se hace cada vez mejor. A mí no me interesan los contenidos de Sálvame,pero me admira la pericia televisiva con que los sirven.

¿Hay programas para todos?

En un rincón u otro encuentras lo que te apetece. Es que la televisión es el sistema más democrático: ¡votamos a cada minuto!

¿Y qué le apetece a usted?

Picotear, ver un poco de todo. ¡A mí me gusta la televisión! Me encanta cómo lo ha hecho Ruth Jiménez este verano en Cuatro. Me gusta la vitalidad de Mercedes Milá…

¿No hay un exceso de telerrealidad?

Interesa y seguirá interesando, estén en una casa, una isla, una granja o un frenopático.

¿Morirá la televisión rosa?

La sentenciaban cuando estrené “Força cor”, hace 18 años. Hasta Vasile dijo: “El corazón ha muerto”. No: caducarán los modos de presentar ese caudal informativo, pero ese caudal no se secará.

Usted ha innovado mucho en la tele.

Sólo por la suerte de llegar primero: parodias radiofónicas, cortes de tele en radio, máscaras, freaks, zapping…

¿Hacia dónde va la tele en España?

El fútbol y la tele son de las pocas cosas en que cabe la sorpresa. Quien pretenda hacer de la tele una ciencia exacta, se equivocará.

¿Alguien lo pretende?

Los que creen que hay fórmulas o formatos de éxito. Sálvame cuajó… y no tenía formato. ¡Demos margen a la espontaneidad!

¿Qué ha pretendido usted de la tele?

Cumplir un sueño infantil: “Yo saldré en la tele”, anunciaba… Y pasármelo bien. ¡He entrevistado a Sharon Stone y Cameron Díaz!

¿Cuándo ha disfrutado más?

Ahora, porque trabajo como en la radio: sin guión, improvisando sobre la marcha. Es lo mejor para mí, que soy un pésimo actor.

Pues su Nuñito caló mucho.

¡Qué buenos recuerdos, las comidas con Núñez preguntándome: “¿Por qué me ponéis unas bailarinas brasileñas?”! O con Lara padre: “¿Por qué me hacéis respirar tan mal?”

Ja, ja… ¿Y algún mal recuerdo?

Sí: Cruyff pidiéndonos dinero por parodiarle, y expulsando un día a Sergi Mas de un avión. Todo el barcelonismo entendía nuestras chanzas en Força Barça…¡menos él!

No tiene usted simpatía por Cruyff…

No reniego de sus triunfos en el Barça, pero Guardiola está poniéndole en su lugar, al cosechar más glorias en menos tiempo.

¿Cómo ve a usted este Barça?

Nos faltaba sólo un presidente que fuera un señor, para no tener que avergonzarnos. Y ya lo tenemos. Los cimientos deportivos ya eran sólidos: ¡el ciclo virtuoso será largo!

¿A favor de Cesc?

¡Sí! Aunque aplaudo en particular el ejemplo de Thiago, Iniesta o Messi, que permanecieron aquí pese a otras ofertas.

Y hablando de fichajes: Josep Cuní se incorpora ahora al equipo de 8tv.

¡Todo un lujo! Siendo un gran informador, yo tengo a Cuní por un muy buen entretenedor, eso es lo que me atrae de él. Seguro que aquí desplegará todos sus registros.

¿Y qué pasará con TV3?

Es mi televisión, la de mi país: la pago, yme interesa que sea fuerte, y además me ilusiona y estimula competir con ella en mi lengua, por mi público y en mi territorio.

¿Qué comentarios le llegan de los seguidores de su programa?

Me dicen que les damos una buena alternativa a los informativos, y que los zapatos de mi mujer son muy bonitos. De mí, nada.

Pues siempre está usted en tono alto.

Es que me gusta mi trabajo. Y, por respeto al público, sudo hasta la última gota.

Diez años y… ¿usted nunca enferma?

Veo mal, no tengo olfato, me duele esto y aquello, ¡soy un desecho! Estoy de todo un poco mal, pero de nada demasiado.
Entusiasmo
Arús vuelve a dar la cara en 8tv este mediodía (13.30 h) al frente de Arucitys, en el décimo año de uno de los programas más longevos de la televisión en España. Si tienes un estilo propio, haces siempre un programa: tu programa. Sucede con grandes comunicadores como Alfons Arús, al que tengo por uno de los que más sabe de radio y televisión en España, por recorrido, entusiasmo y espíritu innovador. Desde los días en que compartimos aulas en la facultad le he visto dominado por el anhelo de empuñar un micrófono y emular a sus ídolos – los señores Bachs o Pallardó-, por el ímpetu de comunicar y entretener. Lo logró, y casi 30 años después sigue tan ilusionado como el primer día.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top