Crítica TV...

CRÍTICA DE TV | Cuní puede dármelo todo

15/09/11 por Victor Amela

CRÍTICA DE TV

Cuní puede dármelo todo

Víctor-M. Amela
Josep Cuní estrenó anteayer su 8 al dia en 8tv, primer trazo de un mapa audiovisual nuevo: los telespectadores disponemos ahora de una propuesta más, y de las sólidas, al alcance del telemando.

Cuní se presentó en pantalla hecho un pincel y con ambición en la mirada. Una ambición periodística de largo recorrido, sin impaciencias y basada en su experiencia como conductor de magazines de radio y televisión, su rigor informativo y su olfato mediático para captar la atención del telespectador.

En este estreno, me pareció que el prestigio de Cuní fue más protagonista que su soltura. Una soltura que ha desplegado durante sus últimos años en TV3… y que anteayer jugó sólo a medias: Cuní está haciéndose con las costuras de este nuevo plató, con sus espacios, sus distancias y sus tiempos.

Le ayudó Sergi Pàmies en la tertulia deportiva, al interpelarle acerca de la estética de sus nuevas gafas, ahora de aires clásicos. La observación generó uno de esos minicoloquios espontáneos e imprevisibles que gustan a los seguidores de Cuní.., pero a Cuní le vi menos flexible de lo que suele.

Lo mismo sucedió con Pilar Rahola, que le soltó al jefe: “¿Te han hecho algún masaje con final feliz, Josep?” Pregunta de traca que bien hubiese merecido esta respuestade Cuní: “¿Me lo harás tú al término del programa, Pilar?”, y animar así esas escenas de matrimonio que estamos esperando. Pero Cuní se hizo el sordo y eludió la cuestión, siendo todos conocedores de su sobrada capacidad para tenérselas con Rahola y cuadrarla. El peso del primer día determinó que Cuní estuviese más institucional que juguetón.

El prestigio de Cuní propició dos éxitos periodísticos. Uno: Àngel Ros, alcalde de Lleida, acudió ante Cuní para anunciarle su intención de ser líder del PSC; y dos: Cuní juntó en un mismo set a la consellera Rigau y al presidente del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, con la que está cayendo sobre el futuro de la inmersión lingüística. ¡Buena foto!, aunque me faltó un careo más intenso.

El 8 al dia de Cuní acopia ya todo el rigor que podamos exigir, y le toca el turno ahora a la soltura, la alegría, la chispa, la desenvoltura. Necesito más brío y dinamismo en plató, que pasen más cosas, que se abran más ventanas en pantalla, que corran rótulos y titulares por debajo, para entretenerme además de enterarme. La charla con Sandoval, ayer, fue un ameno indicio. Cuní puede dármelo todo y me lo dará.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top