La Contra...

La Contra | Inka Martí, soñadora

13/06/11 por Victor Amela

“Los sueños son los mensajes que nos envía el No-Yo”

Tengo 47 años. Nací en Alemania, me crié en Barcelona y vivo en Vilaür. Soy editora. Estoy casada con Jacobo Siruela. No tengo hijos. ¿Política? La de los acampados en las plazas. ¿Creencias? Armonía, belleza, bondad. Soy una gourmet de los sueños, los paladeo y anoto

VÍCTOR-M. AMELA
¿Desde cuándo sueña?

Desde siempre.

¿Siempre los recuerda?

Desde niña. Fui también sonámbula… ¡No lo supe hasta que mis padres me lo contaron, ya adulta!

¿Desde cuándo anota sus sueños?

Desde los 36 años. A esta edad comienzan a aflorar los sueños más interesantes.

¿Por qué?

Estamos en el centro de nuestra vida.

¿Por qué recuerda sus sueños y yo no?

No les temo, me interesan y estoy atenta. Y es cierto que niños, jóvenes y mujeres tienen más facilidad para recordar sueños.

¿Y para qué anotarlos?

Ya Sinesio de Cirene (siglo V) llevaba un cuaderno de noche:lo consideraba indispensable para conocerse mejor. “Soñar es como disponer de un oráculo interior”, decía.

¿Este no era el discípulo de Hipatia?

Sí. Decía que para conocerte mejor “no hay necesidad de hacer un largo camino o viajar en barco a Delfos o al santuario de Amón: basta con lavarse las manos, guardar silencio… y echarse a dormir”.

Qué fácil y práctico.

¡Un lecho nos desvela el alma del mundo!

¿Puedo hacer algo para inducir sueños nocturnos y luego recordarlos?

Si cenas pesado o bebes alcohol o te acuestas agitado…, sólo inducirás pesadillas, ¡que son sueños aburridos, nada interesantes!

Ahora dígame qué conviene hacer.

Seguir el consejo de Pitágoras: “Mantén tu mente limpia como un espejo, y así podrá recoger buenos sueños”.

¿Y cómo se consigue eso?

Camina cada mañana entre la naturaleza, mantén un espíritu sereno, vive con máxima conciencia, revisa las emociones del día antes de conciliar el sueño… Eso hace un buen gourmet de sueños. Y llegará el regalo.

¿Qué hago al despertar por la mañana?

Quédate en la cama muy quietecito y mantén un rato cerrados los ojos ¡y los oídos! para que el sueño no huya, tira de sus hilos, revísalo tres veces… y entonces anótalo.

Usted, además, los publica: ¿por qué?

Los sueños son para compartirlos: contienen categorías que resuenan en los demás. ¡Los sueños son el lenguaje del alma!

¿Qué entiende por alma?

El inconsciente hablándonos: el No-Yo lanzando mensajes al Yo desde el Otro Lado, desde el reino de la muerte… Dormir es como morir. Los antiguos egipcios, maestros de imaginación, cultivaron esta función.

¿Qué es el Otro Lado?

Tu vida despierta es la mitad de tu vida: ¡la otra mitad es tu vida durmiente! Hoy creemos que dormir es perder el tiempo, ¡y de ahí tanto insomnio! Es que el insomnio expresa miedo a morir: si duermo, muero…

Es una explicación, sí…

Freud lastró los sueños con traumas sexuales, neurosis… Con semejante carga, ¡claro que nos dan miedo el sueño! La figura de Freud simboliza esta sociedad neurótica.

¿Qué motivo es el más recurrente en sus sueños, Inka?

Mundos antiguos… Serpientes… Las serpientes tienen que ver con la capacidad adivinatoria y sanadora y con la energía sexual.

¿Todos los sueños significan algo?

Son mensajes metafóricos cuyas interpretaciones son múltiples y ricas: importa la sensación que dejan en tu ánimo. “Un mito es un sueño público, un sueño es un mito privado”, dijo Joseph Campbell.

Cuénteme algún sueño angustioso.

Un ser atroz intenta arrancarme la cabeza… ¡Tuve que levantarme y abrir la luz para que desapareciera!

Ahora, un sueño gozoso.

Veo una ciudad de cristal, de luz violácea, rosada: interpreto que representa mi utopía de un mundo mejor, más femenino…

¿Hay sueños premonitorios?

Antes de septiembre del 2001, muchas mujeres en el mundo islámico soñaron con un avión impactando contra un rascacielos… El sueño premonitorio bien podría ser una función psíquica adaptativa…

¿Qué quiere decir?

Dormir es peligroso, pueden devorarte…, pero si soñando anticipas un peligro… ¡tienes más posibilidades de sobrevivir! La evolución natural, pues, bien puede haber seleccionado esta capacidad cerebral de soñar.

En tal caso, ¿por qué suelen parecernos tan crípticos nuestros sueños?

El lenguaje verbal es muy limitado.., pero la imaginación es ilimitada. El faraón cultivaba su tercer ojo – visión onírica, imaginación…-para mejor gobernar a su pueblo.

¿Fue la cultura del antiguo Egipto la que más relevancia dio a los sueños?

También la de los aborígenes australianos: consideran “el tiempo del sueño” más determinante que la vigilia.

¿Un sueño puede ser curativo?

Siempre lo son. Obsérvalos: ¡los sueños expresan tu salud psicofísica! Y lo hacen con humor: los sueños tienen una calidad juguetona, traviesa, cachonda, bromista…

¿Qué debería decirles a mis hijos cuándo tengan sueños extraños?

Que les den importancia… Que los cuenten, que no se avergüencen. Y que aprendan a escribirlos: llevar un dietario puede ser algo muy bonito. Yo he animado a mis sobrinas a anotar sus sueños, y lo hacen.

Felices sueños, Inka.

Veo lagos, mares, bosques, árboles, jardines, piedras, la muerte… Una voz suspira en uno de mis sueños: “¡Hay tantas, tantas puertas que se abren a mundos infinitos…!”

 

Cuaderno de noche

“Escribo la biografía… de mi No-Yo”, me explica Inka Martí. Como una sacerdotisa antigua, sueña y valora sus sueños. Y es valerosa: publicar Cuaderno de noche (Atalanta), 65 de sus sueños nocturnos, es infrecuente y generoso, pues abre el cofre de los secretos más recónditos del alma. Inka se atreve a incluir algunos sueños explícitamente sexuales. Entiende que cada sueño puede resonar en el ánimo del lector y por eso los publica sin interpretación alguna, como lo que son: relatos con la lógica del inconsciente, fábulas llegadas desde el más allá. Hablan de una parte de la realidad, que es suma de vida nocturna y diurna. Inka ilustra sus visiones oníricas en Edicionesatalanta.com/espaciosoniricos.html

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top