Crítica TV...

Crítica de TV | Brote

29/04/11 por Victor Amela

Víctor-M. Amela

LOS CHINOS.
María Teresa Campos ha aconsejado a Víctor Sandoval (ayer en Sálvame,Telecinco) que se meta en la cama, se relaje, se calme y se ponga bien. La señorona María Teresa Campos da por hecho, por lo tanto, que Víctor Sandoval no está bien. Y es verdad: no está bien, no está bien. Ayer estuvo Víctor Sandoval en el plató con su perro, al que iba besando compulsivamente. Víctor Sandoval está permanentemente alterado, se conduce con una crispación que sobresalta, de bote en bote. “No me hace gracia”, susurra María Teresa Campos, mirando de reojo a la cámara. Pues lo que a ella no le hace gracia es justamente lo que le hace gracia a los telespectadores: el desvarío de este personaje, Víctor Sandoval, perdido en su propia excitación, en su desbarre, en su perenne derrapaje. La señora María Teresa Campos ha mirado de reojo a cámara para decirnos que “no me hace gracia” el estado de Sandoval, y hasta puede que sea verdad que no le hace gracia, pero el hecho es que ella participa del espectáculo en el que Víctor Sandoval es el protagonista. “Métete en la cama”, le aconsejó. “¡Teresa, que si no vengo a trabajar no cobro!”, replica Sandoval. “Pues que te envíen una cámara a la cama y te metes con tu novio”, concluye la señora Campos. Mujer, aquí te doy la razón: eso podría tener más gracia que los besos al perro. Ya me parecía que María Teresa Campos dice lo que dice por algo. Al cabo de un rato, el programa pone más nervioso a Sandoval haciéndole saber que el disco duro de su ordenador, que ha llevado a reparar a unos chinos, ha sido saqueado, de modo que una serie de fotos de él y su ex novio en pelotas van a ser publicadas. Sandoval se pone histérico mientras da tumbos por el plató y en el ángulo de la pantalla rotulan “BROTE”. Bueno, no descartemos que Víctor Sandoval haya pactado con los chinos… Todos juegan en esta obra de teatro loco, Campos, los chinos y Sandoval: el enredo entretiene a muchos.

LA HIJA.
Belén Esteban amenaza a la cadena que le emplea, Telecinco, con demandarla si el programa Enemigos íntimos sigue hablando de su hija en términos hirientes (Carmen Lomana ha declarado ahí que la niña Andreíta, de once años, padece de sobrepeso y un defecto maxilofacial), términos que han motivado burlas inernáuticas. Está en su derecho Belén Esteban.., pero quizá ha llegado el día en que empiece a arrepentirse de haber tenido a su hija siempre en la boca, pobre niña.

Deja tu mensaje

Avísame si hay comentarios. Sin comentar, pero me subscribo aquí

Back to top